El pasado viernes en la clase de 2º infantil sucedió algo que parecía mágico, pero era… ¡CIENCIA!

El pasado viernes en la clase de 2º infantil sucedió algo que parecía mágico, pero era… ¡CIENCIA!

A través de un experimento muy básico conocimos la electricidad estática.

El experimento consistió en frotar un globo con nuestro pelo y así cargarlo de electrones negativos, después al ponerlo en contacto con otro cargado de electrones positivos (pared, papelitos),  los dos objetos se atraen.

¡Fue una experiencia fantástica!, y una forma muy divertida de acercarnos a la ciencia.